Manantial
 

 

 

EL MANANTIAL

.

 "El águila y la serpiente se estaban dando un buen agarrón. La carne verde del nopal, sus flores rojas y polvosas, el alto cielo blanco eran testigos de la batalla. Cuando tropezaron con la mujer que roncaba, vieron rodar de su mano una botella; llevaba un rato vacía. Se oían ladrar los perros a lo lejos, en la otra orilla de un lago que se secaba cada día más. La pintura manchaba el suelo y se revolvía con tierra en su piel cuando el niño-águila y la niña-serpiente juntaron sus fuerzas para arrastrarla junto al agua. Luego se ensañaron con la carne inerte. El águila, jadeante, se ensuciaba cada vez más de pintura y tenía el rostro enrojecido. La serpiente prefería dirigir la acción, sus manos no se ensuciaron demasiado pero al final tenía la mirada lejana. Fue entonces cuando se dieron cuenta de que la mujer siempre había estado en esa orilla, que el agua fresca aún corría a raudales, que ella sólo estaba dormida y que ellos eran los borrachos"


El autor

Óleo sobre lino
140 x 110 cm.
2005

 

Daniel Lezama Galería